Marcadores con resultados online de futbol, tenis y baloncesto

 JUN
 09

Siempre nos quedará París

Repaso de lo más destacado de la edición de Roland Garros que acaba de finalizar - Tenis

 
del.icio.us Meneame Google
Siempre nos quedará París

Roland Nadal, suma y sigue

Aterrizó en París tras unos resultados envidiablemente decepcionantes en la temporada sobre arcilla y despegará con una nueva Copa de los Mosqueteros. El Gladiador de la tierra se comportó en la final como un mentalista superlativo, siendo un auténtico comecocos para su propio fantasma balcánico. Y van 9 mordiscos en los últimos 10 años. Oh la la! Monarca español y Mosquetero francés: Rafael Nadal, I de España y IX de Francia. Al final va a resultar que por estos lares sí que existe la sangre azul.

Novak Djokovic, rasca y pierde

Era su año. Sí, otra vez, pero un poquito más. Por haber ganado sus 4 últimos enfrentamientos ante el toro desbocado, por haberle toreado en su último encuentro sobre arcilla apenas unas semanas atrás y porque su evolución en los últimos años le convierten en el tenista mejor preparado. Pero llegó a la final, rascó y… nada. No hay premio. “Sigue buscando”, le dice el mensaje. Otra vez. Sigue buscando, sigue soñando. Malditos esos sueños que no te dejan dormir.

Federer, de Elegido a Maestro Zen

El genio suizo no tiene quien le escriba. El monstruo bicéfalo que domina el Circuito se lleva toda la atención. Y ahí está él… perdón, Él, sonriendo. Y si pierde en la primera semana de Roland Garros, no pasa nada. Sonrisa clavada. Paz interior. Fase Zen. Así lleva desde hace algún tiempo, disfrutando del Circuito más allá de los títulos. Y menos mal, porque este año lleva más niños que trofeos. Esa dichosa familia numerosa está echando a perder al Elegido. Buscando la bat-señal para encenderla con la esperanza de que vuelva, que algunos le echamos de menos.

Ferrer necesita un Delorean

La historia del Correcaminos del Circuito es la del tenista adecuado jugando en la época equivocada. Volvió a caer contra un extraterrestre. Y cuando no es uno, es otro o el de más allá. Un obrero sin casco, osado como nadie y desafortunado como pocos. Necesita una máquina del tiempo, una que le lleve a una era donde sus rivales sean humanos. Mientras entre todos ponemos bote para comprársela, los que mandan en el tenis deberían crear el premio “Grand Slam Honorífico”. Porque tú lo vales. Y lo mereces más que nadie.

Wawrinka y su mal de altura

El tenista revelación del año se ha velado. Como los carretes de fotos. Después de ganar en Montecarlo, ha perdido en la primera ronda de Roma y de París. Precaución, amigo conductor. La buena noticia para él es que se acaba la tierra batida por esta temporada. Toca reconstruir. Y pronto. El Circuito necesita tenistas revoltosos que anarquicen un poco el bipolio establecido. Y es de los pocos que puede hacerlo ahora mismo.

Curiosidades que no son broma. Ninguna.

Murray aún está lejos de los mandamases y ha fichado a la ex-tenista Mauresmo para intentar mejorar. Gulbis se cargó a Federer y Berdych de una tacada. Wawrinka y Na Li ganaron el Open de Australia de este año y han perdido en su primer partido en Roland Garros. Muguruza fulminó a Serena en segunda ronda y estuvo a punto de hacer lo propio con Sharapova.

La mejor final femenina del milenio en Roland Garros

Maria Sharapova y Simona Halep nos regalaron una final a la altura de un Grand Slam, algo no tan habitual como debería en el tenis de falda. Alternativas en el marcador, golpes espectaculares, técnica y pasión a partes iguales, luchando hasta el último punto y resultado ajustado. El título fue para Sharapova, pero la victoria final fue para el tenis femenino, que falta le hace. Así que: gracias María, gracias Simona.

El público de París. Ese público

Cosas que sólo pueden pasan en Roland Garros. A saber: que el público se ponga a hacer una ola interminable cuando está a punto de comenzar un juego que puede decidir el ganador del torneo. O que, con match point en contra, el tenista que saca falle el primer servicio y se le silbe mientras prepara y ejecuta el segundo. Falla y pierde el partido. Doble falta. Y no me refiero a la del tenista, no. Au revoir, petit maleducados.

@JonMarlo


Comenta la noticia con Facebook


Publicidad


© 2016 Copyright Ediciones Foro Digital S.L.  |   Aviso legal  |   Contactar