Marcadores con resultados online de futbol, tenis y baloncesto

 MAR
 17

Federer y Djokovic, separados por instinto

El suizo volvió a picar en una batalla cuerpo a cuerpo y el serbio se llevó el trofeo de Indian Wells - Tenis

 
del.icio.us Meneame Google
Federer y Djokovic, separados por instinto

¿Saben ese de un serbio y un suizo en la final de Indian Wells? El serbio ha llegado sufriendo y con muchas dudas en su juego, el suizo lo ha hecho sobrado y dictando cátedra en la pista. Pues va el serbio y gana. O mejor dicho… Pues va el suizo y pierde. Chiste malo y sin puñetera gracia, tiene que estar pensando aún Federer, mientras Djokovic recupera su sonrisa, aquel “ja” perdido desde enero.

Hoy, a medio camino entre Indian Wells y Miami, la final sigue rebotando en la cabeza de Roger. Durante el primer set y varita mágica en mano, dominó por completo todas las facetas del partido: el saque, el resto, el drive, el revés, el juego desde el fondo, la red… Era como si se hubiese tomado un chupito de su poción secreta. Sí, aquella poción que otrora pareciera que no tuviera fin.

Pero llegó el segundo set y Federer se relajó. Porque él es así. Federer es de esos tipos que, si se mete en una pelea y da el primer puñetazo, espera a que el otro se levante e incluso le ofrece su mano para que se incorpore y seguir luchando. Novak no. Novak –o Rafa- si tiene al rival en el suelo, le patea y si es preciso le da un tirón de orejas. Y eso es instinto. No se entrena, no se compra. El instinto ni se crea ni se destruye, solo te transforma. Te transforma en un guerrero cuando vas perdiendo y en un asesino cuando vas ganando.

Hoy, a medio camino entre Indian Wells y Miami, Djokovic sigue dando las gracias a Quien Sea porque el rival de ayer fuese Roger. Tras un inicio desesperante, donde se dedicó a hacer kilómetros descabezados, tuvo el tiempo suficiente para frenar, pensar, reubicarse y atacar. Y vaya si lo hizo. A mitad de partido ya tenía el mando del mismo y, salvo un ramalazo del genio suizo concluyendo el tercer set, no lo soltó. Porque así es como se ganan los grandes torneos ante grandes rivales: aprovechando tu oportunidad.

Al final, 3-6 6-3 7-6 (3) para el serbio. El pupilo de Boris Becker no jugó su mejor tenis esta semana, pero le bastó para llevarse un botín especialmente deseado; mientras que el pupilo de Stefan Edberg jugó como una máquina todos sus partidos y se acabó desprogramando a un set de la meta. Otra vez.

Mañana seguiremos a medio camino entre Indian Wells y Miami, pero ambos ya deberán haber asimilado las conclusiones del primer Master 1000 de la temporada. Para Djokovic será fácil: se ha alzado con su primer trofeo de 2014, ha recortado una inesperada inmensidad de puntos a Nadal en su lucha por el número 1 y ha conseguido resucitar en partidos donde su juego no estaba a la altura. Y hablando de resucitar, Federer tendrá que ponerse algo más espiritual para sacar conclusiones positivas. Está empeñado en dar un buen susto a todos los que llevan un tiempo escribiendo su esquela, pero necesitará más mala leche si quiere ser un zombi convincente.

@JonMarlo


Comenta la noticia con Facebook


Publicidad


© 2016 Copyright Ediciones Foro Digital S.L.  |   Aviso legal  |   Contactar